Viento= energía

Cuántas veces hemos ido por una carretera y hemos divisado a la distancia unas enormes estructuras depuradas con aspas que se mueven. No son los molinos del Quijote, sino estructuras que, con el viento, generan energía.

El uso de recursos con el viento y el agua en la generación de energía eléctrica es una alternativa ecologista que, por suerte, se ha difundido bastante. Aunque no se trata de llegar y sembrar estos aparatos como si fueran plantas, lo cierto es que tampoco es imposible, solo requiere buena voluntad.

Con las fluctuaciones en los precios del petróleo nunca se sabe cómo estaremos mañana y aprovechar todas las maneras posibles que permitan disminuir el uso de este combustible, ante todo, una medida económica inteligente.

Por suerte España no le ha dado la espalda a esta idea, y se ve por ahí algún que otro campo eólico, como se le conoce a estos sitios. Sin embargo, no todo marcha sobre ruedas por estos lares, aún se perciben dificultades en este campo como algunas fallas en los generadores de energía. Pero lo cierto es que no se ha parado de trabajar para optimizar este proceso.

Por los informes publicados sobre el uso de la energía eólica, se conoce que España ha tenido muy buenos resultados en esta alternativa energética. La capacidad del país es de 23.000 MW aproximadamente. No obstante, se ha percibido un estancamiento en este sentido, es decir, que hace tiempo que las cifras se mantienen y no aumentan. Pero la situación en sentido general es positiva, tanto que la energía eólica fue la segunda fuente de generación de energía en el país en 2014.

En cuanto a este uso en otros países vale la pena señalar que Bélgica, por ejemplo, tiene la dificultad de la carencia de espacio para instalar los campos eólicos. No obstante, este país ha decidido instalarlos en una isla artificial.

Pero en el mundo uno de los países que lleva delantera en la generación de energía a través del viento es Estados Unidos. Norteamérica genera 60.000 MW. Por supuesto, hay que destacar que este país es extremadamente extenso y por lo tanto tienen el espacio para establecer cuantos campos eólicos se les antoje. Pero con eso no les basta, pues están dispuestos, además, a instalar parques eólicos en el mar.

Por suerte se le está prestando atención a esta posibilidad que ofrece la naturaleza, y, afortunadamente España no está fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *