Los grupos electrógenos y el medioambiente

La contaminación medioambiental es un problema grave hoy día, y los grupos electrógenos (como estos http://www.ventageneradores.net/grupos-electrogenos) pueden decir algo a respecto. El suelo, el agua, el aire, las plantas y los animales son víctimas de dicha contaminación, la cual afecta claramente a los seres humanos también.

El transporte, las industrias, la generación de energía eléctrica, las emisiones de ozono, etc., son algunas de las causas de la contaminación atmosférica; mientras que los vertidos de desechos industriales y los desechos orgánicos humanos y animales, son las principales causas de la contaminación del agua. El suelo, por su parte, debe su contaminación a a la presencia de compuestos químicos vertidos por el hombre u otra alteración en el mismo.

La contaminación mediomabiental trae consigo graves perjuicios para los humanos, los animales y las plantas. La ingestión, por ejemplo, de aguas contaminadas puede producir enfermedades mortales, así como la constante inhalación de gases dañinos. La contaminación acústica es una que si no se controla puede afectar a la especie humana radicalmente.

Es por ello, que todas las medidas que se puedan tomar para proteger el medio ambiente son insuficientes. Como decía anteriormente, la generación de energía eléctrica es una de las principales causas de la contaminación atmosférica, de ahí que todo lo que se pueda hacer dentro de esta rama para evitar la contaminación será bienvenido.

La utilización de los grupos electrógenos, esas máquinas equipadas para mover un generador eléctrico a través de un motor de combustión interna, es una de las medidas que contribuyen a la protección del medioambiente.

6

Las centrales termoeléctricas que usan combustibles fósiles liberan a la atmósfera dióxido de carbono, gas que se considera como el mayor responsable del calentamiento global. De ahí que la contaminación que estas propician, sobre todo si se trata de grandes centrales, es considerable.

Los grupos electrógenos, por tanto, son menos contaminantes. Eso sin contar cuán útiles son en casos de déficit de energía eléctrica en sitios como hospitales, cárceles, restaurantes, hoteles, y en aquellos lugares donde no existe el suministro eléctrico por encontrarse muy alejados de las ciudades o simplemente ser sitios poco habitados.

Poseer entonces un grupo electrógeno trae el doble de utilidad: contar con energía eléctrica cuando esta falle, y proteger el medioambiente. Si los seres humanos no protegemos el medioambiente, dentro de unos años la contaminación aumentará y afectará la vida en la tierra, a tal punto que quizá esta se haga insoportable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *