La naturaleza de los Cerrajeros El Prat

Para los cerrajeros de El Prat la cerrajería es su oficio consagrado, por lo tanto debe ser respetado y todo aquel que quiera dedicarse a él y estudiarlo debe hacerlo y ponerle el mismo empeño o quizás más de lo que harían a cualquier otro oficio, ya que existen ciertos aspectos de la cerrajería que demandan cierto grado de excelencia y especialización para poder realizar como se debe. El oficio de la cerrajería se puede aprender a través de distintos medios, y para estos cerrajeros es importante saber el enfoque que debemos tener en cada uno de ellos, ya que todos son lo suficientemente buenos para especializarse a fondo en la cerrajería, no hay un método mejor que otros, solo hay mejores maneras de aprovecharlos.

Como hemos mencionado al igual que otras profesiones del mundo, en la cerrajería existen actividades que poseen niveles de dificultad más elevado, por lo tanto debe existir un patrón de crecimiento en el aprendizaje, es decir, de lo más fácil a lo más difícil, y sea cual sea el método empleado al aprender, este patrón debe ser seguido para que el progreso sea ágil y constante. Llegará el día que sin saberlo hemos desarrollado todas las grandes habilidades de un maestro cerrajero, pero como siempre con empeño y constancia.

El Aprendizaje de la cerrajería según los Cerrajeros de El Prat.

Los cerrajeros de El Prat clasifican los medios de aprendizaje de la cerrajería en 3 categorías, las tres con sus cosas positivas y sus aspectos negativos. Pero a todas se les puede sacar el mismo provecho, solo es necesario saberse adaptar y explotar al cien por ciento. El primer método de aprendizaje ha sido a través de la historia el más común entre la gran comunidad de cerrajeros, y ha sido el de conocimiento del oficio por herencia, es decir nuestro padre o abuelo era cerrajero, y nos ha inculcado el oficio desde pequeños, o es el negocio familiar de hace generaciones y desde niños nos enseñan a ser cerrajeros. Este es un gran método de aprendizaje, ya que tenemos tiempo de sobra para aprender todos los pequeños detalles del oficio a un nivel altamente especializado, además nuestros maestros serian familiares que además poseen años de experiencia en el oficio. Las desventajas que pensamos puede tener este método de aprendizaje es que muchas veces se le inculca al nuevo cerrajero una filosofía o manera de pensar específica y no se le deja explorar sus propias ideas en el mundo cerrajero, o pensar fuera de su zona de confort para expandir sus horizontes.

El segundo método es uno mucho más convencional, y es la opción que han tomado muchos cerrajeros para terminar de formalizar su educación, o también por aquellos que no tenían ni idea de la cerrajería pero les gusta y atrae el oficio y desean aprender. Este método consiste en inscribirse en una escuela técnica de cerrajería, y realizar completo su curso. Las virtudes de este método son muchas, pero tiene una desventaja que lo colocan al mismo nivel de los otros dos. Por el lado positivo sirve para que cualquier persona que desee adentrarse en el mundo de la cerrajería lo pueda lograr, otro de las grandes virtudes de este método es que la escuela ya ha diseñado un programa estructurado el cual ya han puesto en práctica y está probado que al seguirlo se logra cierto nivel como cerrajero, quitándole todo este trabajo al estudiante. Pero la mayor limitante que tiene este método es la forma en que se aplica y su duración, es decir, sin importar que en la escuela existan materias prácticas, el alumno no está realmente enfrentado a situaciones comunes que se presentan cuando se ejerce el oficio de cerrajero y se ofrece el servicio, además la duración de estos cursos por lo general solo alcanza para cubrir los tópicos a rasgos generales, y no profundizan en todos los pequeños detalles importantes en el mundo cerrajero.

El tercer método es uno muy especial y es uno que atrae bastante a los cerrajeros en El Prat, y es el aprendizaje empírico, es decir, un aprendizaje que se da por esfuerzo propio, es decir uno se enseña a uno mismo, o como dicen “aprende solo”. Aunque no es tan sencillo como eso, este aprendizaje se da a través de la práctica y la constancia, la investigación y el trabajo duro, y por supuesto a través de la experiencia. Lo mejor de este método es que tiene el potencial de hacernos los mejores cerrajeros posibles, la desventaja es que puede convertirse en un proceso lento al carecer de una guía clara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *