Grupos electrógenos monofásicos para zoológicos de última generación

En las grandes ciudades del mundo -como Nueva York, Berlín, Venecia, París, Dakar, Viena, Roma…- existen zoológicos con muy buenas colecciones de especies de todo el mundo. Los visitantes disfrutan la estancia, pero no piensan en los grandes costes que implica mantener una instalación de alta seguridad como esa. «En primer lugar estos sitios requieren la instalación obligatoria de grupos electrógenos monofásicos por problemas de seguridad del sistema de salida y entrada en las jaulas», declara Javier, responsable del sitio Ventagruposelectrogenos.

En los zoológicos existen especies salvajes como leones y rinocerontes, que pueden ser letales en áreas no controladas por el hombre. De hecho, estos especímenes requieren salas de cautiverio especialmente diseñadas para ellos, con cámaras de seguridad, sensores de movimiento, doble cerradura de seguridad, códigos de acceso…

Cuando se manejan animales de alto calibre, como elefantes, hienas, jirafas, hipopótamos, orangutanes, y otros por el estilo, se requiere el concurso de especialistas en la materia diseñen jaulas específicas para cada especie, en dependencia de sus características anatómicas y de hábitat. Sí, porque en tanto un león necesita una zona amplia con jardines y sombra donde sentarse todo el día con su manada; los hipopótamos son muy asiduos a los lagos o piscinas naturales, donde se bañan gran parte del día. En caso de que no se reproduzcan las condiciones de vida naturales de los animales en cautiverio, estos pueden enfermar e incluso morir.

Es por ello que los biólogos y especialistas en conducta animal abogan por jaulas espaciosas, con las condiciones ideales para que se mantengan cómodos y se reproduzcan sin mayores contratiempos. Es importante recordar que los animales se estresan con facilidad en espacios pequeños y aún más cuando se encuentran en cautiverio.

En casos como esto pueden agredirse mutuamente y llegar a morir. En el caso de la reproducción, en ambientes hostiles para los animales no suele ocurrir. Esto pone en franco peligro la vida de la especie, y la estabilidad del zoológico.

La biología es un negocio costoso, que requiere de inversiones constantes en investigaciones. Pero tan importante es conocer especies o alimentos nuevos, como mantener a los animales a salvo en los zoológicos. Toda medida de seguridad para preservarlos es poca. Cada animal en cautiverio es sumamente costoso, porque generalmente se traer de lugares lejanos, incluso de otros continentes. Su caza, en primer lugar, es trabajosa, porque tiene lugar en selvas y montañas casi inaccesibles. Por otro lado, el traslado de estos especímenes no se parece en nada al transporte de seres humanos. Para trasladar animales pesados o salvajes son necesarios aviones y barcos especiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *