El uso de los factores de crecimiento en los animales

Los factores de crecimiento es uno de los tratamientos más innovadores que hay ahora mismo en el terreno médico.

Se tratan de unas proteínas ricas en factores de crecimiento, de ahí su nombre, presentes en las plaquetas de la sangre, y cuya función es estimular la regeneración celular acelerando los procesos curativos.

“Los factores de crecimiento han abierto numerosas posibilidades en la veterinaria, ya que permite que los plazos de recuperación de los animales sean mucho más cortos, de manera que pueden volver a ser los mismos en la mitad de tiempo que necesitarían si no se emplearan los factores de crecimiento” explica Diana Climent, responsable de una importante veterinaria.

Dicho tratamiento, se aplica sobre todo en animales domésticos como perros y gatos, y según los resultados de los estudios que han realizado distintas veterinarias, es un procedimiento inocuo, que no provoca ningún tipo de reacción después de la aplicación, sencillo, económico y eficaz en un 98% de los casos.

“Estamos hablando de uno de los tratamientos más asequibles, puesto que el componente principal se obtiene de la sangre del propio paciente. Lo que hacemos, es extraer sangre al animal, centrifugarla y activarla, para posteriormente volvérsela a inyectar con los factores de crecimiento en funcionamiento. Como es un componente del propio animal, no hay riesgo de rechazo o de problemas de aceptación y es un tratamiento mínimamente invasivo” aclara la experta.

Ante todas estas ventajas, son cada vez más los dueños que acuden a las veterinarias en busca de este innovador procedimiento.

“Cada semana nos llegan un par de usuarios preguntándonos si trabajamos con factores de crecimiento, son personas que han leído por la red los beneficios del tratamiento y de sus posibilidades de uso con los animales, que quieren que sus mascotas sanen más rápidamente o lograr que se atenúen sus dolores. Por ejemplo, cuando los perros o gatos alcanzan cierta edad, las enfermedades reumáticas son muy habituales, tales como la artrosis o la osteoporosis, en este sentido, los factores de crecimiento pueden ayudar a que la enfermedad se estabilice y no vaya a más, así como a reducir los síntomas para que puedan llevar una vida normal” sostiene.

De esta forma, el uso de los factores de crecimiento en animales se extiende como tratamiento alternativo a enfermedades comunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *