Abonos para el cultivo de Marihuana

Hoy en día el cultivo de Marihuana se ha convertido en todo un arte desde el mismo momento que uno decide emprender la actividad ya que hay que tomar decisiones que requieren cierta responsabilidad y sobre todo que de ellas dependerá nuestra futura cosecha.

Lo primero que tenemos que ver es si vamos a cultivar marihuana de interior o exterior.  En este apartado es importante saber que las plantaciones exteriores son ilegales ya que la marihuana con fines recreativos está prohibida.  Por lo tanto normalmente esta decisión se decanta por la confección de un armario de cultivo interior, aunque hoy en día ya los hay montados y a precios muy asequibles que vienen además con todos los utensilios y mecanismos imprescindibles para el proceso de cultivo.

Después viene quizás una de las cosas más importantes aunque no determinante, como es la compra de semillas, que hoy en día podemos encontrar de multitud de clases y variedades.  Digo importante porque evidentemente es la parte fundamental del cultivo, sin semilla no hay fruto, pero la elección no es el fin del mundo ya que suele darse que para encontrar las mejores simientes tengamos que probar varias veces con distintos gérmenes.

Y finalmente y aunque aparentemente no lo parece, hay una cosa que si es determinante en el proceso, como es el abono para el cultivo de Marihuana.  Y digo esto porque no se le suele dar la importancia que tiene y que normalmente no le damos el alcance que se merece pero esta parte en el proceso del cultivo y dependientemente de los abonos que se utilicen en cada fase de crecimiento o floración del cannabis la elección de abono es concluyente y definitiva en el resultado de la planta psicoactiva.

Para concretar un poco ya que no trataremos aquí el proceso de una forma profusa, diremos que lo primero que tenemos que tener en cuenta es que en cada momento del crecimiento el tipo de abono para el cultivo de Marihuana cambia.  Así cuando plantamos el esqueje de la planta utilizaremos un tipo de abono, otro para su desarrollo y crecimiento, otro en el momento del florecimiento e incluso otros en esta fase según queramos que el cogollo sea más o menos denso.

También es importante saber y conocer que existen dos grandes clases de abonos según sean biológicos o ecológicos, compuestos básicamente con nutrientes orgánicos, y organominerales que son de origen mineral como su nombre indica y que a diferencia de los ecológicos estos se adaptan a todo tipo de cultivo bien sea en tierra o hidropónicos, que son los que la raíz va directamente a una cubetita o recipiente de agua donde se le añaden los distintos tipos de líquidos.

Se ha puesto muy de moda elaborar el propio abono de forma artesanal con el compostaje de cáscaras de frutas, que aunque suena interesante resulta un tanto complicado además de que se puede dar el caso que no se consigan con ello los suficientes nutrientes para cada etapa o fase del proceso de crecimiento y entonces estemos alterándolo y no consiguiendo los resultados deseados.

Es por esto que desde mi punto de vista recomiendo siempre ponerse en manos de un experto o una tienda especializada que nos recomiende y nos aconseje que tipo de abono para el cultivo de Marihuana utilizar en cada momento según las necesidades de la fase de crecimiento en la que nos encontremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *